Hablamos de manchas

Las manchas o hiperpigmentación de la piel, se producen por exceso de sol, por envejecimiento biológico, cambios hormonales como ocurre en el embarazo, por enfermedades sistémicas o deficiencias vitamínicas. El rostro, cuello, escote y manos son las zonas más proclives a desarrollarlas.

No hay método despigmentante que soporte el contraataque del sol. Mientras no asumamos que la protección contra los rayos ultravioletas es un asunto de todos los días –invierno y verano– ningún sistema para borrar las manchas merece la pena. Porque file8701296934454eliminarlas ya es relativamente fácil con los nuevos métodos estéticos, pero no tanto evitar que reaparezcan o surjan otras.

Para el mejor asesoramiento hay que acudir a un experto especialista de medicina estética.

Las vías tradicionales para tratar las manchas consisten en Despigmentar y Blanquear, lo que se consigue realizando diferentes tipos de Peelings,  a veces combinados con Luz Pulsada.

El objetivo del peeling es producir la renovación de una capa epidérmica para acelerar la despigmentación y favorecer la llegada de agentes despigmentantes a mayor profundidad. Es importante subrayar que, para conseguir los resultados deseados, el paciente debe seguir con un tratamiento despigmentante domiciliario durante  un tiempo determinado, siempre acompañado con protector solar.

En ocasiones  el tratamiento se puede reforzar con una sesión de IPL suave, con cuidado de no irritar la piel para no desencadenar la reacción inflamatoria  y no provocar aparición de manchas postinflamatorias.

 

Dra. Zara Chopuryan

Médico Especialista en Medicina Estética.